Home / Aula Giorgeta  / “Queremos que el niño sea el que construya sus propios aprendizajes”

“Queremos que el niño sea el que construya sus propios aprendizajes”

Emi Peiró Pérez, directora de la Escuela Infantil Giorgeta, es psicóloga de carrera. Y aunque escogiera las asignaturas de psicología educativa y realizara sus prácticas en el gabinete psicopedagógico del CP Blasco Ibáñez de Benetúser, su objetivo seguía siendo claro: opositar como psicóloga. Una sustitución en 1991 en la Escuela Infantil Giorgeta cambió todas sus prioridades y descubrió su verdadera vocación: la docencia. Así, completó sus estudios en Magisterio Infantil y trabajó como docente y tutora de aula durante 23 años. Desde 2013 es la directora de la Escuela Infantil Giorgeta.

LINEA

Emi Peiró, directora de la Escuela Infantil Giorgeta

Un giro del destino y sus prioridades en la vida cambian…

Sí, sin duda. Yo creo que cualquier persona amante de los niños, que haya tenido la oportunidad de permanecer durante un tiempo en un aula, podrá entender esa adicción que surge repentinamente y de la que ya nunca te desprendes. Esto es así porque en esta profesión tienes todos los días frente a ti muchos retos que conseguir, multitud de personitas que te dan lo mejor que tienen, que te regalan sonrisas y dibujos, que te enseñan muchas cosas que los adultos tenemos olvidadas… y todo ello sólo a cambio de tu dedicación.

¿Qué características fundamentales consideras que debe tener un buen docente o director?

Sin duda, que le apasione el mundo de la educación, porque esto es el timón que nos conduce a alcanzar grandes metas. Los maestros, junto con las familias, tenemos en nuestras manos la oportunidad de hacer de esos pequeños, que ni tan siquiera saben andar, buenas personas repletas de valores, capaces de tomar decisiones, que reconozcan y agradezcan lo que tienen a su alrededor y que sean respetuosos con las personas y con las ideas de los demás.

Como directora de la Escuela Infantil Giorgeta, ¿cómo describiría el proyecto educativo del centro?

Nuestro proyecto educativo está basado principalmente en una metodología constructivista, nosotros lo que queremos es que el niño tome parte activa y sea él el que construya sus propios aprendizajes.

De esta forma, todo está enfocado a que el maestro o tutor se convierta siempre en un orientador, que el niño no tenga una dependencia exclusiva hacia él y asuma desde el inicio las riendas de su propio aprendizaje con autonomía y, por supuesto, siempre desde la base del juego en un ambiente lúdico y distendido.

¿Y qué implica y significa para vosotros ser un centro con el sello certificado EFQM de calidad, con una puntuación de 400+?

En un principio cuando te planteas llevar a cabo un sistema como éste, el evaluar, llevar registrados e intentar mejorar absolutamente todos los aspectos del día a día del  centro parece una labor muy farragosa. Pero una vez te acostumbras a trabajar de una manera, es todo un automatismo, y todo el equipo, tanto el docente como el no docente, participa de esa filosofía de centro, del análisis de todas las actividades que pueden ser mejoradas. Valoramos cómo lo habíamos hecho, cómo nos planteamos hacerlo en un futuro y esa constante evaluación ayuda muchísimo a progresar día a día, curso a curso.

¿Qué puntos fuertes destacarías de la Escuela Infantil Giorgeta? ¿Por qué crees que os eligen las familias?

Yo pienso que este centro, además de tener una larga tradición y experiencia en el ámbito educativo desde 1957, tiene varias fortalezas. Por una parte, el tener una comunicación muy cercana con las familias. Para nosotros éste es uno de los pilares fundamentales. Siempre vamos de la mano de las familias en cualquier iniciativa que vayamos a tomar y las integramos en todos nuestros proyectos y eventos.

Además, desde el centro le damos al niño la importancia que se merece. Somos muy respetuosos con los ritmos evolutivos de cada niño y adecuamos muchísimo el aprendizaje a eso. Un gran punto fuerte es el apoyo en las aulas, ya que tenemos permanentemente dos personas en el aula, lo que implica una atención máxima a los pequeños.

También contamos con un equipo estable, una plantilla fija que trabaja desde hace muchos años y que está muy implicada en cualquier tipo de iniciativa que se tome. Gente con mucha vocación, muy responsables y abiertos siempre a una formación continua que ayuda a que el centro avance día a día.

Una ventaja supone también tener la adscripción con el Colegio de los Agustinos. Ofrece mucha tranquilidad a los padres el saber que nosotros vamos en una línea muy similar a la de ellos y que esa continuidad se va a poder mantener incluso, si las familias lo desean, hasta Bachiller.

Y, finalmente, añadiría nuestras  instalaciones, ya que disponer en  el centro de Valencia de 1.500 metros cuadrados de patios para que todos los niños disfruten a diario del aire libre es algo a valorar.

Fuera de las aulas, ¿qué actividades y servicios ofrece la Escuela a los alumnos? 

En cuanto a salidas extraescolares intentamos tener un abanico muy amplio porque suponen estímulos muy importantes para los niños y siempre están muy receptivos. Por ejemplo, salidas al teatro, al Museo de las Artes y las Ciencias, al Oceanogràfic, al Bioparc, a la granjaescuela, a museos y exposiciones, al Parque de Tráfico, etc.

Además, la Escuela Infantil Giorgeta también pone a disposición un gabinete psicopedagógico para llevar un seguimiento y evaluación continua a todos los niños para detectar posibles trastornos. En el momento en que el tutor tiene indicios de que hay algo que no va como se supone que debería ir, el propio gabinete empieza a trabajar de manera más individualizada. En caso de que se pueda solucionar en el gabinete se ponen las herramientas para ello y, si no, se deriva a otros centros especializados.

Para finalizar, en un contexto educativo incierto, ¿cómo ves el futuro de la educación?

Yo soy muy positiva siempre. Para la escuela concertada es una situación difícil, es un momento en el que todavía tenemos que hacer un mayor esfuerzo y demostrar que llevamos una trayectoria muy larga, que hemos hecho una labor muy importante en educación, que hemos presentado proyectos educativos muy serios, muy formales, y que las familias han confiado en  nosotros desde hace mucho tiempo. Y debemos mostrarlo más, todo lo que hemos hecho y estamos haciendo.

Creo que todos podemos convivir como durante muchos años hemos hecho. Al final, lo más bonito es que los padres puedan elegir el centro para que sus hijos se formen. Y nosotros, los educadores, tenemos un tesoro muy importante. Tenemos la posibilidad de formar a los niños de una manera integral, y eso es una responsabilidad enorme por la que los padres deben ser exigentes al igual que nosotros.

LINEA

info@medianil.com

Valoración
SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO