Home / Aula Rodrigo Giorgeta  / “El S.XXI es el del hemisferio derecho; el izquierdo lo llevamos en los móviles”

“El S.XXI es el del hemisferio derecho; el izquierdo lo llevamos en los móviles”

Aula_articulos-07-RG

Mar Romera, experta en Inteligencia Emocional

Su currículum comienza diciendo que es “maestra”. Luego añade que es licenciada en Pedagogía y en Psicopedagogía, especialista en Inteligencia emocional y autora de diversos de libros dedicados a la escuela, la infancia y la didáctica activa. Ha trabajado en todas las etapas del sistema educativo; educación infantil, primaria, educación especial, secundaria, formación profesional y universidad. Y es autora y coordinadora del modelo pedagógico “Educar con tres Cs: capacidades, competencias y corazón”. Preside la Asociación Pedagógica Francesco Tonucci, desde donde colabora en la formación permanente del profesorado a través de ponencias, cursos, jornadas y congresos. Rodrigo Giorgeta utiliza sus enseñanzas desde hace tiempo y las ha tenido en cuenta a la hora de diseñar la nueva metodología del centro.

LINEA

¿Cuándo y porqué comenzaste a investigar sobre la Educación Emocional?

Siendo profesora me dí cuenta de que nuestro alumnado solo aprende cuando nos entienden, y desde mi experiencia personal (no fuí una buena estudiante) descubrí que las emociones me daban la respuesta a lo que la inteligencia “tradicional” no me había dado. Me di cuenta de que la razón era la clave; la información era poder, pero la emoción y la imaginación siempre ganan a la razón, y el siglo XXI es el siglo del hemisferio derecho, el izquierdo lo llevamos en nuestros teléfonos en el bolsillo.

– ¿Qué autores o fuentes utilizaste para desarrollar tus trabajos sobre los “beneficios” de esta metodología pedagógica?

Como la mayoría empecé por Goleman. Descubrí a Dámasio. Aprendí de Fernández Berrocal y de Bisquerra y,  poco a poco, encontré respuestas de aula que me decían cada día que nuestros niños y niñas merecen tanto amor y respeto como los adultos podamos ofrecerles. Mi referente pedagógico siempre ha sido Francesco Tonucci; él no habla de emociones, habla de sentido común, y eso es la educación afectiva y del afecto.

– ¿Siguen siendo buenas las recomendaciones del Informe Delors de la Comisión sobre Educación de la UNESCO para el siglo XXI?

Saber, hacer, convivir y ser, siguen siendo pilares más que actuales para cualquier modelo educativo. La educación del siglo XXI, la educación innovadora, será aquella que crea en el que aprende y no la que crea en el que enseña. Esto es creer y apostar por el ser; el ser integro, el ser cognitivo y emocional.

– La revolución tecnológica de la última década también ha cambiado la forma de relacionarnos…cómo está afectando este fenómeno a la Escuela  

Creo que ha afectado mucho por desconocimiento de los adultos. La escuela debe estar pensada para compensar lo que no se da de manera natural. Las tecnologías de nuestros días son lo natural para nuestro alumnado; están en sus manos. Y los adultos deberíamos entrenar su capacidad de elección frente a los medios, su utilización crítica, el control de formatos rápidos y etéreos. La escuela debe incluir las tecnologías como parte “normal” de la vida de la infancia, pero debe recuperar el barro, las plantas, la tierra, la madera… todo aquello que permite que los sentidos se estimulen de forma real y no virtual. Debe recuperar el juego, el juego real.
– ¿Y en qué situación se encuentra la Educación en España?

En dos realidades: En una, montones de maestros y maestras implicados, diferentes, arriesgados, vitales, emocionales… que cada día apuestan todas sus cartas por la dignidad y el respeto de la infancia…En otra, políticas que se llaman así mismas educativas y que pienso que no se dan cuenta de que lo que es verdaderamente importante es LA INFANCIA; su presente, el verdadero valor del sistema…Y que en su juego de poder intentan mejorar cambiando nombres a las cosas y sin pasar nunca por la escuela real.

– ¿Quien debería promover la revisión/actualización de la metodología pedagógica en la Escuela?  

Sin duda, los maestros y maestras. Aprendiendo, dignificando la profesión, modificando de raíz la formación inicial (la universidad) y dejando de repetir año tras año modelos obsoletos y desfasados. Conocer, hacer, convivir y ser, deben empezar en la universidad.

– ¿Y se está haciendo?

Un sector importante de docentes lo intenta cada día, pero no es fácil. No puedo enseñar de una forma con la que yo nunca aprendí, y esto no es cuestión de voluntad. El resto lo hace poco, porque los intereses son demasiados y en ocasiones olvidamos lo importante: la infancia.

– ¿Qué te parece el #formamospersonas de Rodrigo Giorgeta?  

Todas las instituciones que se comprometan con las personas, desde el respeto, son bienvenidas y merece la pena su existencia.

LINEA
[/vc_column][/vc_row]

info@medianil.com

Valoración
SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO